Hay una razón por la que ponemos el calor a alto cuando hierve el agua: cuanto más rápido se caliente el agua, más rápido llegará a un punto de ebullición. Sentido común, ¿verdad?